Fuera de Serie Perú

¿Jugamos squash?

Por Santiago Henostroza Mendoza – Editor General

Los peruanos jamás olvidaremos el sábado 27 de julio del 2019. Aquel día fue histórico, pues, Gladys Tejeda, Christian Pacheco y Diego Elías ganaron una medalla de oro en los Juegos Panamericanos. Este último atleta peruano le abrió las puertas de la popularidad a su deporte, el squash

Pero, mucha gente se preguntará: ¿Cuáles son las dificultades con las que se enfrenta este deporte? Para empezar, al igual que muchas disciplinas en nuestro país, la prensa deportiva no les da cobertura porque no es rentable. Quizás me arriesgo con esta cifra, pero diría que el 80% de nuestra población sólo lee sobre fútbol. Por eso, tampoco vemos demasiada información en los diarios ‘deportivos’.

Tuve la suerte de practicar este deporte por algunos minutos y encontré que es bastante sencillo, dinámico y divertido. La indumentaria que se necesita es simple, un short, polo y zapatillas deportivas. La raqueta bordea los S/ 150 si es de segunda mano, y entre S/250 – S/300 si es nueva. En un primer momento, diríamos que no es complicado tener un ‘kit’ de inicio para el squash.

Ahora bien, lo más importante es tener una cancha en buenas condiciones para entrenar. Y es aquí donde las personas interesadas en el squash se chocan con una pared de concreto casi ‘indestructible’. Hace muchos años que las canchas públicas desaparecieron y, hoy en día, si no perteneces a un club es casi imposible encontrar un espacio para jugar. 

Clubes como Waikiki, La Planicie, Lawn Tennis, Regalas Lima, entre otros, son algunos que albergan canchas oficiales para poder aprender esta disciplina. Sin embargo, la inversión para pertenecer a estos clubs es accesible para personas ubicada en los sectores socioeconómicos más altos del país. En ese sentido, el squash sí resulta un deporte ‘caro’ para los peruanos.

¿Qué debe de cambiar para la masificación de esta disciplina deportiva? En mi opinión, creo que deberían volver las canchas públicas, así como la responsabilidad de la Federación Peruana de Squash en otorgar clases gratuitas o semilleros. En cada distrito de Lima hay decenas de canchas de fulbito, vóley, básquet, pero no de otros deportes como el squash. ¿Falta de espacios? Eso es otra historia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *